¿Cómo puede el sector industrial aportar para mejorar la calidad del aire?

Una persona respira al día unos 15 kg de aire al día[1] lo que equivale a unos 14,000 litros diarios[2], por lo que la calidad del mismo es de vital importancia para la salud de una persona. Quizás es más sencillo de visualizar el problema al pensar en un pez nadando sobre agua contaminada, el pez podría intoxicarse en corto plazo o desarrollar enfermedades crónicas a largo plazo y ver reducida su esperanza de vida. Lo mismo ocurre con los seres humanos, un aire contaminado con elevadas concentraciones de material particulado puede acortar nuestro tiempo de vida, según datos de la OMS, en el 2016, 249 000 muertes prematuras fueron atribuidas a la contaminación del aire. Otro estudio en Harvard, del 2017, concluyó que cada 10 mg/m3 de aumento en concentraciones de PM10 reducen la esperanza de vida de una persona en 8 meses y 10 mg/m3 adicionales de PM2.5 la reducen en 1 año[3]; con esta información que poco a poco va saliendo a la luz, es menester preguntarnos, ¿qué está ocasionando el deterioro de la calidad del aire?

El sector industrial es uno de los principales aportantes a la contaminación atmosférica del país, tanto de manera directa como indirecta.

Exploremos como se da la afectación de manera indirecta.

La historia ha mostrado que el desarrollo industrial en una localidad, motiva la concentración de personas en torno a su lugar de empleo, al aumentar la población prolifera la actividad comercial, social y de servicios, por lo que existe crecimiento en los requerimientos de transporte, conllevando a un incremento en las emisiones de combustión por parte de la aparición de un mayor parque automotor que se utilizará para satisfacer las necesidades de la industria, de los trabajadores, de los prestadores de servicio y otros actores.

Estas emisiones de combustión agregarán concentraciones de material particulado y gases de combustión al ambiente que naturalmente no estarían presentes.

Asimismo, algunas actividades industriales arrojan a la atmósfera contaminantes como material particulado, óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre, monóxido de carbono, ozono y otros. Los contaminantes aportados dependerán del tipo de industria, de los procesos que realicen y de los combustibles que utilicen. A continuación, se presenta un cuadro que muestra de modo general la procedencia de ciertos contaminantes atmosféricos.

IndustriaContaminantes principales
Fundición del hierro y el aceroPM10, PM2.5, NO2, CO
Refinación metálicaPM10, PM2.5, SO2, metales pesados
Extracción de minerales metálicosPM10, PM2.5, metales pesados
Establecimientos de venta de combustibles líquidosCompuestos orgánicos volátiles (ej. Benceno)
Industria de procesamiento de combustiblesPM10, PM2.5, SO2, NO2, CO y Benceno
Producción de cementoPM10, PM2.5, SO2, NO2, CO y mercurio
Industria de harina de pescadoPM10, PM2.5 y H2S
Industria de producción de ladrillosPM10, PM2.5, SO2, NO2 y CO
Fuente: modificado del D.S N° 010-2019-MINAM. Protocolo nacional de monitoreo de la calidad del aire.

Es innegable que la industria favorece el desarrollo económico y social del país, al ser fuente de trabajo y de inversión, las actividades industriales son necesarias para el país; no obstante, no es necesario intercambiar progreso y desarrollo por deterioro de la calidad ambiental del aire. Es posible desarrollar empresas productivas “amigables con el ambiente”, es decir, no sean fuente de contaminación ambiental durante su ciclo de vida, siendo esto una condición crítica para alcanzar la “sostenibilidad”.

Pero, ¿Cómo las empresas del sector industrial pueden aportar a la mejora de la calidad del aire?

Bueno el primer paso es identificar adecuadamente sus fuentes de emisión de contaminantes atmosféricos, contar con un inventario de emisiones interno puede ayudar a sobremanera. Entiéndase como fuentes de emisión, a fuentes de combustión (procedentes de la actividad de hornos, calderas, motores, etc.) y fuentes de proceso (procesos de mezcla, formulación, etc.). Es importante considerar en este inventario a las emisiones fugitivas, que son emisiones que se escapan de los procesos sin control alguno. Es decir, emisiones que no son liberadas a través de un ducto, chimenea, extractor u otro sistema, en otras palabras son emisiones que escapan sin saber cuánto se emite o qué contaminantes se están emitiendo. Por ello representan un riesgo potencial al ambiente.

El siguiente paso busca responder la interrogante anterior, los monitoreos de emisiones atmosféricas permiten determinar la cantidad de contaminantes que se emiten a la atmósfera y obtener así la concentración de las emisiones de una industria. Para obtener resultados confiables y representativos se requiere de conocer y aplicar correctamente los métodos de monitoreo de emisiones, muchos de ellos refrendados por la EPA y otras entidades internacionales, por ello se trabaja de la mano con laboratorio de ensayos ambientales acreditados y consultoras ambientales que permitan garantizar una adecuada calidad y análisis de los resultados.

Los resultados obtenidos permitirán corroborar si la empresa industrial está contribuyendo o no al deterioro de la calidad del aire, y en cuanta concentración. A partir de ello se toman acciones, si las concentraciones son muy elevadas se requiere revisar el proceso de dónde proviene la emisión e identificar en que etapa se puede colocar un control, muchas veces puede requerirse filtros antes de la emisión, lavadores de gases, entre otros. El fin es reducir las emisiones atmosféricas a concentraciones permisibles, como un primer paso.

Luego viene la vigilancia Ambiental, que consiste en establecer un plan de monitoreo de emisiones atmosféricas con una frecuencia periódica que permita vigilar si las concentraciones se redujeron con los controles aplicados, y si las fuentes que reportaron bajas o nulas concentraciones aún mantienen este comportamiento.

A largo plazo, no debería bastar solo con cumplir los límites máximos permisibles establecidos a nivel nacional, sino en tener una visión proyectada de reducir la cantidad de fuentes de emisión, tal vez cambiando la matriz energética de la compañía, o mejorando los procesos por otros más eficientes.

Finalmente, ¿Cómo las empresas podrían reducir su contribución de las emisiones atmosféricas de manera indirecta?

Una alternativa es aplicar medidas de incentivo amigables con el ambiente, cómo promover el traslado en bicicleta de sus trabajadores. Otra alternativa que cada vez es más utilizada es la implementación de transporte colectivo, mediante vehículos de gran capacidad que funcionen a gas o inclusive eléctricos, que permiten reducir la cantidad de vehículos que llegan a la empresa y las emisiones.

Hay muchas más herramientas e información con respecto a este tema, por parte de Ogreen los invitamos a investigar y a reflexionar más sobre la importancia de la calidad del aire hoy en el día interamericano de la calidad del aire.

Fuente:

[1] Julian Bedoya, 2008. Calidad del aire en el valle de aburrá Antioquia, Colombia. Disponible en: https://revistas.unal.edu.co/index.php/dyna/article/view/10241/13397

[1] Reporte de calidad de aire del gobierno de Nueva Zelanda. 2014.  www.mfe.govt.nz/sites/default/files/air-domain-report-final.pdf

[1] Avraham Ebenstein, Maoyong Fan, Michael Greenstone, Guojun He & Maigeng Zhou. (2017). New evidence on the impact of sustained exposure to air pollution on life expectancy from China’s Huai River Policy. Harvard University.
Este estudio está siendo bastante aceptado por la comunidad científica, habiéndose incluso ya creado una herramienta interactiva para medir la cantidad de años que podría una persona recuperar si un país implementase las recomendaciones de la OMS. https://aqli.epic.uchicago.edu

Leave A Comment